martes, 17 de abril de 2007

Íbamos a querernos siempre.


Íbamos a querernos siempre,
desde las 5 de la mañana
hasta las 11 de la noche.


Íbamos a querernos siempre,
y tanto,
que a veces me asustaba imaginarlo,
y el suelo se encogía,
y tus manos hacían de cielo.


Íbamos a querernos siempre
como dos niños
dos gatas en celo
dos círculos viciosos
dos peces de acuario
dos estrellas de mar
dos adolescentes
dos ancianos
dos impertinentes.


Íbamos a querernos siempre
- y desde cuándo? -preguntaste.
- hace ya un rato que empezamos.
Y sonreías,
y besabas
mis brazos muertos
y mi boca en carne viva.


Íbamos a querernos siempre
y sin contrato.
Sólo quedó dicho en un boca a boca
sin distancia,
y así
era imposible mentirnos.


Íbamos a querernos siempre
... y ahora
me pregunto por qué no supimos hacerlo.




22 comentarios:

.JL. en los afelios dijo...

Yo te amaba...
De hecho nos amábamos solo
cuando estábamos juntos.
nos amábamos despedazándonos la ropa a tiras.

Dijiste que solo
me amarías esa noche,
de una a cinco
hasta que amaneciera
y el sudor de nuestras pieles
se evaporase en el dormitorio.

Por la mañana no me querrías mas
Pero tu,
volvías buscando
el margen de mi agenda
cada viernes.

Nos amábamos despacio
con tacto,
durante toda la noche,
me amabas solo entre gemidos...

Me saqué la cara,
y la guardé en mi monedero,
si debía de ser un secreto
y no podía llamarte
no necesitaba rostro alguno
para expresarme.

El problema vino despues,
cuando te marchabas
y desolabas mi jardin polar.

Cuando esperaba enerbado,
istérico...
enamorado,
a que llegara cada viernes
y un sms reflejase tus palabras
de la pantalla a mis ojos chispeantes.

Nos amabamos,
demasiado poco,
febril.

Por doquier derramé mi saliba
exalada de mi lengua por tus pechos.

Y despues...
silencio,
oscuridad
y mas silencio,
el sonido de mi beso sordo lo rompió
solitario sin tu contestación.

No quise dormir,
para que pudiera evitar
lo que sucedería irremediablemente.

Cerré la puerta de la realidad,
por la mañana
estabas ahí hecha un bruño,
exhausta,
contaminada de tu ahíto sueño.

En ocasiones aún tengo pánico
de despertar
y que te hallas evaporado
con el sudor enredado de nuestros
sexos enamorados...

Alice ya no vive aquí dijo...

Íbamos a querernos siempre, sin contratos ni señales, sólo piel. Íbamos a querernos siempre, sin condiciones ni cláusulas, sin mañanas a la espera, siempre en estado continuo. Íbamos a querernos siempre, con las manos, la boca, el ombligo y la sed. Íbamos a querernos siempre.

Y se nos olvidó que hasta el siempre tiene fecha de caducidad cosida en el reverso.

Y no miramos... por miedo a encontrarla algún día.

Íbamos a querernos siempre, y se nos murió el amor por el camino...


(Siempre me remueven tus palabras algo por dentro, debe ser que soy un juguete resorte de letras)

Gaby dijo...

Siempre.

Esa palabra acabó con todo.
Lo destruyó en miles de pedazos
que cayeron al suelo de mi pecho,
al recibidor de tu boca.

Siempre es la palabra más traicionera que se puede concebir.
Es la palabra que conforme sale de tus dulces labios,
se convierte en mentira.

La decías sin parar,
y la enlazabas a "tu y yo",
la peor de las combinaciones.

Y a la poción, sólo hubo que sumarle un ingrediente,
mi credulidad.
Mi credulidad que se sometía a tu pelo,
a tu boca, a tu caminar, a tu risa...
Y yo me lo tatué.
Tatué tu "Siempre" en mi espalda,
a mis hombros, para sentir su peso constante.
Y ahora, cada noche,
me despellejo a arañazos,
intentando borrarlo de mi,
tu "Siempre".

Porque con la estación cambió todo,
y las hojas que caían de tu boca,
se fueron llevando, poco a poco,
todas tus caricias,
todas tus gracias,
todos tus besos,
todas tus miradas...

toda tu.

Nunca te lo creíste.

Desapareciste con el otoño.

y esta vez, si...

...fué para siempre.


G.

ka dijo...

PRECIOSO!!!
paseaba entre blogs...vine desde expectativas y muchos puntos suspensivos...

saludos!

Hi-ho Carver dijo...

Leer tus poemas es peligroso. Llevan trampa, el aguijonazo final que va destilando tanta dulzura. Me ha encantado.
Un beso (y gracias).

Carmen dijo...

se nos olvidó que significaba la palabra siempre...

(te he dicho alguna vez cuantísimo cuentas con lo que escribes?)

Un beso

theNestruo dijo...

Íbamos a querenos siempre,
desde las 5 de la mañana hasta las 11 de la noche,
horario ce e te (ge eme te más uno) de ese te,
con pausas obligatorias de cinco minutos cada dos horas,
estipulados quince minutos de descanso para la toma del refrigerio a media mañana
más cuarenta y cinco minutos para el almuerzo a mediodía.
Horas extras imputables en fragmentos de media hora
computables como el 120% del valor de una hora ordinaria
o el 150% de dicho valor en jornadas de horario intenstivo y en días no laborables.

Íbamos a querernos siempre,
hasta que hablaste de condiciones.

Ulysse dijo...

Se me antojaba una pasión asfixiante, Tu y yo, Yo y tu.

Si no existe un "nosotros"
que parte de los labios cosidos a besos,
que crece en los pliegos del alma separada de su otra alma
que se alimenta de la energía que emana del sexo frenético, del alba en vigilía,
que bebe del rocío del amanecer, al final no queda sino el cadàver de los sueños, el funeral del querer, el exilío, la añoranza perpètua, aquello que debía ser y no fue, el lamento de una poesía.

Mi viaje nunca acaba....
Ciao!

lapicero_azul dijo...

Joder, me encanta tu forma de escribir. No suelo leer poesía escrita por mujeres, entre otras cosas porque no encuentro, y leerte a ti supone demasiado.

Tienen tus poemas la forma femenina perfilando hasta su contorno, son poemas que más que hacer, se dejan hacer, pero a la vez te incan las uñas en la espalda y te arrancan carne hasta dejarte el corazón desnudo. Poemas frágiles, eternos, que mutan cuando los lees en voz alta, sensibles, impermeables, bellos.


No me quites este rincón que me desnuda.

Saluditos!

Danelí dijo...

Con este frío austral sólo sé que no me queda más que querer, sin tiempo ni espacio definidos.

=)*

.JL. en los afelios dijo...

Ver,
que ya no piensas en mi,
que ya no crees en la gente,
que tomas pastillas rosas
y te has vuelto nihilista,
sueñas con no soñar,
entraría en tu luz,
con unos versos sencillos
tres notas y una bandera
tan blanca como el corazón
que late en tu cuerpo de niña.

y quiero que vengas conmigo...
A cualquier otra parte
A cualquier otra parte...

Cristy dijo...

AINS...dulce nostalgia... como tus palabras han provocado que renazcan viejos recuerdos y antiguos pensamientos... desde el ultimo año cuando estuve por ultima vez con mi ultimo novio... donde nos juramos amor eterno y pensabamos que el mañana siempre sería nuestro pero nunca fue así...
A todo nos ha pasado alguna vez... duele a veces recordarlo...

Besos!

Cristy

Alnitak dijo...

Siempre. Siempre me pregunto qué significa siempre y cuánto abarca...
Bonito texto

Zebedeo dijo...

Siempre es una palabra que no dura mucho, digamos que siempre está más cerca de nunca que de siempre ;)

EiKa dijo...

JODER!!!!

Betzabeth dijo...

simplemente el siempre se canso de esperar a que el hoy fuese mas intenso q el mañana

tron dijo...

es extraño cómo se acota el tiempo y se expande a la vez en imprecisos límites, como extrañas son las certezas que dejan de serlo un día sin más, como el silencio que llega después del porqué que intenta saber como se puede difuminar un quiero como ese, así.

Lucia dijo...

Estoy hipnotizada... voy a seguir, voy a seguir...
Ya lo siento más cerca.

Un gran abrazo, y gracias por descubrir-te-me.

Lucía

botas de agua dijo...

El problema de ir a hacer algo es que la mayoría de las veces uno se queda anclado en el ir y nunca llega al hacer. Un siempre nunca se conocerá como siempre. Porque si es siempre no llegarás a conocerlo. Y si se acaba, dejará de ser siempre.

Tierra dijo...

Impresionante. Estremecedor. Profundo. Hondo. Sencillo. Sincero. Cálido.

Angus Scrimm dijo...

demasiadas espectativas siempre luchan con la realidad, y suelen terminar en frustraciones.

Dammed queen dijo...

guau...
increible!!!!! de verdad..
Me ha echo llorar, claro que como estoy un poco premenstrual eso tampoco es dificil
nunca digas ni simpre ni nunca..