lunes, 5 de febrero de 2007

promesas y un café,sólo.

Aún con el aliento en la almohada,


entre la vigilia y tus manos.


Aún buscando sueños entre


tu pelo


tu ventana


tus manías.


Aún con las terminales del miedo


incrustadas


en mis vertientes veniales.


Aún con la curiosidad


acurrucada en la palma de mis manos.


Aún con dos meses


dos horas


o


sólo dos abrazos de vida,


prometo:


seguir

estar

reir

correr

volver

besarte (sin que te des cuenta)

enfadarte

pasear (sin agarrarte las manos)

diluir acentos

provocar huídas

reencontrarte

olvidarme

suspirar

recordarte

enamorarme de tí por momentos

quedarme

abrazarte

huir.

...Y encontrar la luz entre las sombras, en la penumbra que dejan tus ojos, tus rodillas, tu olor a inocencia canalla, tu placenta, tu pompa de jabón, tu huella.
Un abrazo.
Y la promesa de seguir.
Contigo.

5 comentarios:

Greta dijo...

supongo que debes ser una mujer de palabra ;-)

Besitoss

Angus Scrimm dijo...

En las contradicciones de una promesa se ve la honestidad.

Un beso

Clara dijo...

Joder, a mí me escriben eso y me caigo de espaldas. Precioso ( y que conste que no me gusta mucho usar ese adjetivo en cuanto a letras se refiere). Mua.

claradriel dijo...

Qué bonito sentirse así. Y quien provoque hilos tan bellos de intensidad.

ka dijo...

decidido, voy a enlazarte a mi blog despues de haber leido lo que lei por aqui, me gusta lo que escribes.
asi que paseare por tu espacio, besos.